¿Otra vez cholo barato?

Humberto Campodónico

El pedido de facultades legislativas incluye un tema laboral de crucial importancia. Se trata de la ampliación del régimen especial agrario de la Ley 27360 por 21 años más, desde el 2021 hasta el 2042 (la ley se aprobó en el 2000). Como se sabe, esta Ley, en su parte tributaria, baja el impuesto a la renta del 30 al 15%. Y, en la parte laboral, reduce las vacaciones a 15 días, elimina las dos “gratis” y el CTS y establece un jornal diario, inferior al salario mínimo (1).

En el pedido de facultades, además, se plantea que este régimen laboral –que comenzó como “temporal”- se amplíe y ahora también incluya a agricultura y pesca, en particular las actividades acuícolas y de manejo forestal y de fauna silvestre.

En declaraciones recientes, el ex ministro de Economía, Alonso Segura, ha dicho que le parece bien la “parte laboral” de la 27360 y que hacia allí debiera converger el régimen laboral en su conjunto. No sabemos si el Ministro David Tuesta comparte esta convergencia “hacia el largo plazo” de Segura. Pero sí sabemos su opinión acerca de la ampliación de la 27360, planteada en el pedido de facultades.

Desde nuestro punto de vista: la agenda real de estas “visiones laborales” es seguir disminuyendo los ingresos salariales, para poder seguir obteniendo ganancias, las que han disminuido debido a la cuasi-recesión que golpea al sector “no primario”, es decir al sector manufacturero y también servicios.

Así, la Organización Internacional del Trabajo (2) nos dice que en el Perú el salario mínimo ha crecido más que el salario promedio en el sector formal. Esto porque los trabadores formales tienen menor cobertura de negociación colectiva debido a las “reformas laborales” anti-sindicatos que vienen desde los años 90. Así, ahora cada vez más trabajadores ganan el salario mínimo.

Dicho esto, no se crea que durante las “vacas gordas” aumentó la participación en el PBI de las remuneraciones de los asalariados. Dice el INEI -en las Cuentas Nacionales- que esta participación bajó del 35.6% al 31.5% del 2003 al 2016. Esta reducción de 4% del PBI (que equivale a unos US$ 8,000 millones) significa el aumento en más o menos la misma proporción de quienes están en el otro lado de la ecuación.

Resumiendo: cuando se discutan las facultades en el Congreso habrá que estar muy atentos con el tema laboral, porque hay mucho en juego. Veremos qué pasa.

1) ¿Un bebé de 42 años?, 13 de mayo, www.cristaldemira.com.

2) Panorama laboral de AL 2017.

https://larepublica.pe/politica/1242480-vez-cholo-barato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *