Perú: Reservas Comunales para beneficiar a los Pueblos, no a la burocracia del SERNANP

Existen 10 Reservas Comunales (RECC) que abarcan 2´053, 089 has. , que son Areas Naturales Protegidas (ANP) muy diferentes a las demás, por lo cual tienen el régimen especial mediante RJ Nº 019-2005-INRENA-IANP; que es distinto de la normativa de las demás ANPs, para que beneficien efectivamente a los pueblos indígenas que han usado esos territorios ancestralmente. Sin embargo, dentro del SERNANP se procesa su modificatoria, que puede llevar a que quede de adorno esa normativa “especial”, se debilite la administración indígena, aumente el poder de la burocracia del SERNANP, y terminen siendo usadas para otros intereses y ya no de nuestros pueblos.

Las reservas comunales no han nacido en las oficinas limeñas, sino que son productos de largas y sacrificadas luchas de los pueblos indígenas y sus organizaciones comunales, locales, regionales, respaldadas por AIDESEP. El Estado y el SERNANP (antes IANP) demoraron en varios casos su establecimiento por 10 o 20 años (Sira, Amarakaire, Huimeki, etc) sin fundamento alguno por las presiones de intereses petroleros, madereros, mineros. Para muestra dos botones: La R.C. Amarakaire es hoy amenazada por la petrolera Hunt Oil que quiere afectar las cabeceras de cuencas, y el SERNANP se muere de miedo, y solo los pueblos, a través de su ECA (Ejecutor de Contrato de Administración) unido a sus organizaciones como FENAMAD y COHARYIMA van a defender firmemente esa amazonía para la vida de los pueblos, del Perú y la Humanidad. La R.C. Asháninkacon apoyo de CARE (Central Asháninka del río Ene) elaboró un ejemplar plan maestro durante un año de consultas y trabajo, y la burocracia SERNANP lo paraliza por tres años más, hasta que por presión lo aprueba.

SERNANP no tiene autoridad legal ni  política para destruir el régimen especial de administración indígena de las RRCC, con propuestas modificatorias como las siguientes donde citamos el  artículo del proyecto respectivo:

Minimizar la opinión de las ECA sobre invasiones empresariales, mientras el SERNANP cede fácilmente 

(25º f,g, 26º O, 27º)

Apropiarse de los beneficios por servicios ecosistémicos de las RRCC, especialmente con las ilusiones de  “mercado de carbono”, expresando la amenaza de “REDD+ Estatista”, mientras esos beneficios si se entregan a las empresas y ONGs en la ley forestal 29763, en abierto racismo discriminatorio (27º, 29º)

Imponer o mantener los jefes de RRCC que les dé la gana, reduciendo las normas de selección y evaluación  con criterios racistas como que la “subjetividad” es indígena y no en el SERNANP, o pretextos administrativos solucionables como el CAS  (26º h,i, 35º, 36º, Disposición Complementaria-DC 1ª,2ª  )

Degenerar las consultas comunales, priorizando la ley 29785 y no el Convenio 169-OIT, debiendo ser constitucionalmente a la inversa (5º, 8º, DC 5ª ) e incluso diciendo “que cuesta mucho consultar” (50º )

Afectar las RRCC dando más ingerencia a colonos y empresas como supuestos “vecinos beneficiarios” 

(5º f, 49º )

Tratar a las RRCC como si fueran cualquier otra área protegida, dejando de adorno al régimen especial, como en el diseño y aprobación de los planes maestros (26º c, 50º)

Incumplir el apoyo financiero estatal directo a las ECA y condicionarlo a que esos fondos sean manejados “junto” con el SERNANP ( 26º j, 49º )

Avanzar en su poder para destituir a las directivas de ECA que no se sometan a las debilidades estatales frente al poder extractivista (34º ) 

Avanzar en reducir la aplicación de los derechos consuetudinarios (37º)

La propuesta de SERNANP  enredarían las consultas previas para no llegar a establecer nunca,  las nuevas seis reservas comunales, demoradas por años sin sustento alguno, a pesar de tener expedientes completos : 

Napo – Curaray, Tigre – Corrientes,  Chambira,  Inuya – Tahuania, Tamaya – Caco,  Yurúa por   3´719,442 has.

Se pretende repartir esa amplia extensión a intereses de empresas u ONGs  madereras, turísticas o de “conservación de museo”, todas ellas sumisas ante la invasión de empresas petroleras, mineras, palma aceitera de hidroeléctricas o supercarreteras del IIRSA. Por eso se excluyó en la ley forestal 29763 toda medida preventiva y de salvaguarda sobre las RRCC pendientes de definición.

Adjuntamos un análisis detallado, punto por punto, de la propuesta modificatoria de los jefes del SERNANP, sustentando las observaciones y las alternativas respectivas. AIDESEP nunca se queda en la sola protesta, siempre pasamos a la propuesta, y cuando sea necesario a la acción de libre determinación.

Por lo expuesto exigimos al gobierno actual y al MINAM y SERNANP lo siguiente:

Suspender la apresurada aprobación del cambio y destrucción del régimen especial de las RRCC

Cumplir el Convenio 169-OIT y la ley 29785 para la consulta previa a los pueblos y organizaciones indígenas, y no solo a las ECA, sobre la propuesta de modificación del régimen especial

Retirar de la propuesta modificatoria de los artículos que violan derechos indígenas, ya mencionados anteriormente y que figuran en el anexo.

No modificar del régimen especial los artículos estratégicos para los derechos indígenas, que figuran en el anexo y avanzar en la mejora del régimen especial pero no en su retroceso. 

SERNANP deje de dividir y enfrentar a ciertas ECA con las organizaciones indígenas que crearon las RRCC, alimentando clientelismos para enfrentarnos entre hermanos.

Establecimiento de las 06 reservas comunales cuyos expedientes están entregados hace muchos años y dejen de “mecernos” mientras aumentan los negociados extractivistas o dizque “conservacionistas”

Llamamos a las organizaciones regionales, locales y comunales indígenas, que lucharon con sacrificio para lograr esas reservas comunales, a pronunciarse en defensa de nuestros derechos sociales y ambientales, y del mismo las dirigencias de las ECA que deben responder al mandato de nuestros pueblos.

Llamamos a la Defensoría del Pueblo y Congreso Nacional a pronunciarse sobre esta iniciativa ilegal estatal del SERNANP que no puede afectar derechos y debe ser sometida a debida consulta con los pueblos y organizaciones indígenas amazónicas.

Llamamos a la GIZ, a su proyecto de “reservas comunales” , a respetar sus propias normas y las internacionales sobre derechos indígenas, y no permitir que con sus fondos se consume este atropello. Su rol debe ser fortalecer espacios de diálogo entre el poder y los pueblos, pero diálogo respetuoso y efectivo, no para maniobras  y retroceso en derechos.

Llamamos a las ONGs y cooperación internacional que trabajan en las RR.CC. a definir una posición clara en defensa del régimen especial de las reservas comunales y los derechos indígenas sobre el uso de sus territorios ancestrales, y no sumarse a la agresión burocrática que debilitará la defensa ambiental y social de las RR.CC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.