Perú: Viceministro de Interculturalidad comete un desliz en su gestión

Las organizaciones dedicadas a los procesos de descentralización en el país han criticado duramente la centralización del Presupuesto Nacional porque impide una real, concreta y decidida voluntad política en culminar con las transferencias de funciones con los presupuestos que los gobiernos regionales y locales necesitan.


Las escusas para evitar la mayor asignación presupuestal a los gobiernos subnacionales han sido de las más variadas; “los gobiernos regionales no saben gastar”, “no podemos pagar a funcionarios regionales lo mismo que a un funcionario en Lima porque no tienen capacidad técnica”, “si les entregan más dineros a los gobiernos regionales se construirán elefantes blancos”, entre otros; sin embargo parece que la verdad es otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.